miércoles, 30 de junio de 2010

Capítulo 1: Waldcorf Secondary School y el F4. (Parte 1)

 Canción: Not Gonna Get Us - Tatu

Samantha:
-¡¿Waldcorf Secondary School?! -exclamé al leer la primera línea del papel que mi padre me acababa de entregar-. ¿Te han hecho un encargo desde ese lugar?
-Sí. ¿A que es emocionante? -me contestó más feliz que un niño con una piruleta en la mano-. Grítalo bien alto hija, ha llegado a nuestra humilde tintorería un uniforme del colegio más prestigioso de América, ¡Waldcorf Secondary School!
-Qué guay... -contesté sarcásticamente.
-No seas así. ¿Sabes lo que significa eso? -me crucé de brazos y puse los ojos en blanco-. Mira, cariño, el Waldcorf Secondary School...
¡Lo ha vuelto a hacer! Sí, mi padre ha comenzado a hablarme de esa escuela otra vez. Lo resumiré: colegio de niños ricos, respaldado por el Gobierno y propiedad del señor Mcklaine, también dueño del "Grupo Mcklaine".
-Sam, no le hagas caso a tu padre. Tú y yo sabemos lo que es ese colegio: un lugar reservado para la gente rica de la ciudad, sí, los ricos, los que se creen superiores -mi madre se acercó dándome un abrazo-. Sólo vete a ese lugar infestado de ratas millonarias, deja el uniforme a su dueño y regresa.
-Claro -contesté.
Mi madre me ayudó a cargar aquel uniforme en mi bici de reparto, ayudo algunas veces en la tintorería de mi padre y justo tuvo que ser hoy, el día que debo poner mis pies en el colegio más prestigioso de América.
Me monté en la bici en dirección a ese horrible lugar.

Austin:
Y allí estábamos nosotros, el F4 en nuestra sala privada del "Waldcorf Secondary School". ¿Aún no sabes quién soy? Fácil. Me llamo Austin Jake Mcklaine, más conocido en este colegio como el "líder del F4", y en la ciudad de Nueva York, como en todo el país como "el hijo del Sr. Mcklaine" o también "el heredero del patrimonio Mcklaine". Por lo tanto, este es MI colegio. Si aún no sabes quién soy... es que no eres de este planeta.
-¿Lo habéis hecho? -dije pasando la mirada por cada uno de los miembros del F4.
Eric y Leo me miraron extrañados, como sin saber de qué les hablaba. Suspiré y clavé la mirada en Jack. Él se encontraba sentado con la vista perdida en algún lugar, como siempre.
-¿Hablas de la tarjeta roja? -preguntó Leo. Asentí-. Oh, sí, Eric y yo ya nos hemos encargado de eso.
-Este es resistente, lleva ya tres semanas soportándolo todo, increíble, nadie ha aguantado tanto -añadió Eric-. Por cierto, ¿sabes su nombre?
-Jeremy Sparks -contestó Jack-. ¿De verdad que siempre tenemos que hacer esto?
-Vaya, ¿qué ocurre Jack? ¿Ha salido tu lado misionero? -dijo Leo cachondeándose y acto seguido chocó las cinco con Eric.
-Es muy sencillo Jack, somos el F4 y mandamos aquí, así que si alguien no es bien recibido, debemos hacérselo saber, ¿capicci? -él asintió de mala gana-. Nos toca, chavales.


Samantha:
Habia atravesado toda la ciudad de norte a sur, pasando por Central Park y el Time Square Garden, pero al fin había llegado. Frené la bici y eché un vistazo al frente, había una valla enorme ante mis narices, al lado una cabina con una mujer vestida de policía... ¿durmiendo? Menudo control de seguridad que hay en este lugar.
Me acerqué con cuidado a la cabina. Sería una chica pobre, pero mis padres me habían educado adecuadamente.
-Disculpe...
-¡Hey-ya! -la mujer se levantó de repente y con un movimiento rápido e impecable sacó dos pistolas de su cinturón con las que me apuntaba-. ¿Qué quieres?
-Bu... buenos días, traigo... un encargo de la tintorería Gilbert.
-Tintorería, ¿eh? ¿Para qué alumno? -esa mujer me miraba fijamente consiguiendo asustarme.
-Pues del alumno... -metí la mano en el bolsillo y saqué el papelito que mi padre me había dado. Comencé a leerlo-. Tintorería Gilbert, prenda: uniforme. Tipo de mancha: sangre sobre tejido especial...
-Dame eso -me arrancó el papel de las manos y comenzó a leerlo-. Jeremy Sparks. Esto parece ser real. Anda pasa.
Se metió en su cabina y pulsando un botón pude ver como la gran valla se abría ante mí. No había sido tan difícil entrar, me habría esperado otro tipo de seguridad, como un scanner corporal o algo así.
Me monté en mi bici y comencé a pedalear hacia la puerta principal. Al llegar me bajé de la bici y entré en la gran escuela agarrándola del manillar, lo primero que encontré fue una gran sala llena de jóvenes de mi edad.
-Wow... -dije mirando todo aquello- ¿En serio? ¿Esto es un colegio?
-¡¡Hey, gente!! ¡¡El loco se va a lanzar de la azotea!! -me giré y vi al chico que gritaba. Lo increíble es que lo decía... como explicarlo... ¿contento?- ¡Jeremy Sparks está manchado de sangre! ¡Vamos a verlo!
De repente todos los alumnos comenzaron a correr hacia la salida del colegio, yo me quedé inmóvil, ese nombre me sonaba... Jeremy Sparks. Je-re-my S-parks. ¡¿Jeremy Sparks?! ¡Mi cliente! Dejé la bicicleta a un lado, agarré aquel uniforme y me puse a correr detrás de toda aquella gente. Después de bastantes minutos corriendo llegué a la azotea e intenté hacerme paso entre la muchedumbre. Cuando entre codazos e insultos conseguí llegar delante en todo y lo  ví, por su cara corría sangre, sangre que llegaba hasta su chándal gris con el escudo del colegio. En ese momento comprendí: "tipo de mancha: sangre".
Me quedé de piedra. ¿Estaba siendo acosado? El mejor colegio de todo USA, en el que nada pasaba nunca, ¿había un chico a punto de suicidarse?
-Espero que estéis todos contentos, lo habéis conseguido... Habéis conseguido que desee la muerte -dijo el muchacho gritando ante la atenta mirada de todos los espectadores-. ¡Felicidades Waldcorf Secondary School! Pero sobre todo... ¡felicidades F4! Lo habéis... conseguido...
El chico se giró dándonos la espalda, ¿nadie iba a hacer nada? ¿Estos niños ricos sólo tenían pensado observar como gilipollas y aplaudir en cuánto llegase al suelo? ¿Nadie iba a hacer nada?
-¡No! ¡Quieto! -grité, todos se giraron hacia mí, incluido él, pude escuchar susurros, que obviamente se dirigían a mí-. ¡Jeremy Sparks, no puedes lanzarte al vacío!
-¿Ah, no? ¿Por qué no, si eso es lo que todos quieren?
-Pues... porque... ¡eres mi cliente! -dije mostrándole su informe, se comenzaron a escuchar algunas carcajadas-. Tengo que asegurar la entrega al dueño, y para eso necesito al dueño vivo.
-Vale, has llegado, estoy vivo, ya puedes largarte y dejarme saltar. Puedes enviar la factura a mi casa.
-¿Por qué? -me volvió a mirar-. Eres rico, lo tienes todo con sólo chasquear los dedos. Llevas una vida que muchos desearíamos tener, y tú... tú vas a tirarlo todo por la borda.
-No lo entiendes.
-Sí lo entiendo.
-¿Acaso sabes qué es el F4? cada vez que recibes una tarjeta roja de ellos, eres la presa del colegio. ¿Qué pretendes que haga?
-Esos idiotas del J4 quieren que te mates y tú lo vas a hacer, seguro que tus padres, ni el director saben algo de lo que esos imbéciles te hacen.
F4! -dijo agachando la cabeza-. Y decírselo a un mayor... eso es de cobardes.
-No, no lo es. Eso es de persona que no le dará su vida a los gilipollas del J4.
F4!
-¡No importa! ¡Siguen siendo cuatro idiotas, consentidos con un nombre que da risa para darte miedo! Aish, si este fuera mi colegio, ¡los habría machacado! -le extendí mi mano-. Baja de ahí y demuéstrale al J... digo, F4, quién manda en ti.
Se rió tristemente y me dijo:
-Tus amigos tienen mucha suerte de tenerte.
Sonreí, pero rápidamente entendí lo que iba a hacer: saltar.
Se colocó en la posición idónea, solté la ropa en el suelo y corrí hacia él. Sus pies se separaron de la barandilla, después todo pasó muy rápido, yo me encontraba sujetándolo por el pecho, mientras su cuerpo colgaba de la barandilla. Estaba inconsciente y sangraba más que antes.

Austin:
Me quedé atónito ante lo sucedido, ¡no se había suicidado! Pero, ¿quién era esa? ¿Cómo se atrevía a echar por tierra el plan del F4?
-¿Lo habéis visto? -exclamó Eric-. Wow, ¿habéis visto lo mismo que yo?
-Eso parece tío. Austin, ¡ese Jeremy está vivo! -continuó Leo-. Pero... ¿cómo diablos...?
-No lo sé -contesté-. ¿Quién es esa chica?
-Ni idea -contestaron ambos a la vez.
-¿Jack? ¿Lo sabes? -inquirí.
-No, jamás la he visto. No está en el colegio.
-Si no está en el colegio... ¿qué hace aquí? -preguntó Leo.
-¿Por qué no probáis a dejaros de hacer preguntas? -añadió Eric-. Es obvio, no es de aquí. Lo que sí es obvio es que ahora todo a los medios y la reputación del Waldcorf, se irá al garete.

¿Y ahora qué? ¿Qué ocurrirá con la reputación de este prestigioso colegio? Samantha podría contarlo todo o… nada. ¿El F4 se quedará cruzado o tomará medidas? Todas las respuestas en el próximo capítulo.

 Esperamos que os guste esta primera entrada del blog tanto como a nosotras ^^ . Ahora porfavor comentad, así más rápido subiremos la siguiente entrada. Y antes de nada recomendaros un blog, ¡que también se estena hoy!
Another Little Game (http://another-little-game.blogspot.com/)
Muchas Gracias :)

7 Flores:

Ana dijo...

Que siga, que siga!
Me ha ENCANTADO el primer capitulo, realmente fantastico :)
Espero con ansias saber como va a actuar el F4.

Un placer pasar por aquí.
Ana

Marta dijo...

uhhhh tal y como lo recordaba! me encanta!
Un beso ;)
PD: gracias por la publi ^^

Helen dijo...

Guau, guau, reqeteguau! Me encanta, no puedo parar de leerlo desde el primer momento! quiero que esto siga! me caen fatal lo del J... digo F4! xd que se suiciden ellos! que le diran a samantha...pff no puedo esperar! publicar pronto! :)

Elena dijo...

esta historia es INCREIBLE
me a encantado
ya tengo ganas del proximo capitulo =D

bss

°Soljade°•.•.☆ dijo...

O.O que trauma con ese grupito de invesiles u.u', y que tonto ese Jeremy para hacerle caso y morir, me cayo dDEMASIADO bien Samantha, ah sido uno de los mejores primeros capitulos que eh leido en toda mi vida!!, me encantooo el capitulo, posteen pronto, si?. byee

Vaal<3 dijo...

aaaaah me encantoo!!
siigaan porrfa sigaan!!!
de verdad que estaa super!!:D
Cuidense!
Bss; Vaal<3

nina-rcc dijo...

wow esta historia esta asombrisa!!!!