sábado, 28 de mayo de 2011

Capítulo 9: ¿Lo Sabías? (Parte 4)

Samantha:
-No he podido hablar con él...- Selena se apoyó en la barra de la bocatería-, e ignora mis mensajes.
-Lo siento, Selena. No sé qué decir- di una palmada en el aire-. ¡Ya sé! Le diré a Austin...
-No, no creo que Austin actuara así sin ninguna razón.
-¿Qué quieres decir?
-Ese día, Paul cometió muchos errores… pero Austin siguió intentado reprimir su cólera, hasta que no pudo más. Debe haber alguna razón.
-¿Qué razón? ¿Has visto alguna vez a ese idiota actuar con dos dedos de frente? Siempre lo quiere todo a su manera. Austin, haría eso y más. Sólo espera.
-¿Qué vas a hacer?
-Voy a lograr sacarle una disculpa. Como me llamo Samantha voy a conseguir que venga a pedirte perdón.

Leo:
Se escuchó un gran portazo en la sala privada de casa de Austin y los cuatro miramos hacia la puerta. Austin puso los ojos en blanco y se recostó en su sillón. Sam se acercó dando grandes zancadas.
-Samantha. ¿Para qué estás aquí?- pregunté al ver que nadie saludaba.
-Por favor dile que estoy aquí porque tengo algo que decirle.
-Está justo a tu lado- tomé aire y miré a Austin-. Tío, Sam dice que...
-Dile que no tengo nada que decir- me cortó Austin-, así que puede hacer lo que quiera.
-Sam, dice Austin que...

-¿Podrías por favor preguntarle que cuál es esa ley…- Sam miró a Austin enfadada-. para golpear a alguien sin ninguna razón y no disculparse?
-Tío, ¿ya la has cagado otra vez?- preguntó Eric.
-Ahora, algo de una ley...- repetí.
-Dile que es un desperdicio usar el puño con una basura como ese tal Paul.
-Dice que es un desperdicio. De verdad… ¿hasta cuándo tengo que hacer esto?- me quejé.
-Oye, ¿qué os pasa?- volvió a preguntarles Eric.
-Por favor dile claramente que ésta es mi última advertencia- Sam se puso seria-. Gracias a su alto y todopoderoso puño, mi amiga está llorando. Que si no se disculpa, de verdad se habrá acabado.
-Debería estarme agradecida por deshacerme de un pedazo de basura como ese tío...- susurró Austin-. ¿Una disculpa? Dile que no lo haré ni muerto y que haga lo que le dé la gana.
-Está bien, lo entiendo Austin- Sam se cruzó de  brazos-. Fue demasiado de mi
parte esperar a que encajaras con alguien de baja clase como Selena, Paul y yo. Pero no entiendo por qué la inocente Selena tiene que pagar las consecuencias de tus acciones. Austin, a partir de ahora no nos conocemos- miró hacia el resto-. Chicos, perdonad la interrupción. Ya me voy.
Sam salió por dónde había entrado, eso si, sin portazo esta vez.
-¿No vas a salir?- preguntó Jack a Austin-. ¿Vas a dejarla ir?

Samantha:
Salí de la piscina escolar con el pelo algo mojado. Estornudé con fuerza y me senté sobre las escaleras.
-¿Ves? Te dije que te resfriarías- Jack estaba apoyado contra la pared.
-¿Cómo sabías que estaba aquí?
-Nadas cuando te sientes afligida y ocurrió algo angustioso. Así que… estarás en la piscina. ¿Es duro?
-Si vas a decir algo sobre Austin, no quiero hablar sobre eso.
-¿Dije que hablaría de Austin?
-Si me hiciera algo malo a mí, se acabaría después de que me gritara… pero por Selena, no puedo. Ella intentó ayudarnos.
-Estamos hablando de Austin, ¿verdad?
-¿Puedes responderme? ¡De todos modos, no puedo perdonarlo fácilmente esta vez! Si las cosas acaban para Selena, ¿cómo puedo salir con Austin?
-Dijiste que no íbamos a hablar de él pero sigues haciéndolo- me recordó, estornudé de vuelta-. Esperaba que no lo necesitaras, pero lo necesitas. Si no te secas el pelo después de nadar, te resfriarás- Jack me entregó una medicina para el resfriado-. Alguien que conozco, últimamente hace eso día tras día. Así que…- estornudé otra vez-. ¿Ves?
-Jack, yo...
-¿No estás agradecida?- asentí lentamente-. Entonces hazme caso, un chico, no hace algo sólo porque sí, en frente de la chica que le gusta. Siempre hay una razón.
-¿Qué?
- Te lo digo por experiencia, así que está bien si le crees. Yo tengo que irme
Lo pensé un rato, si ese chico no aparecía y con Austin no podía contar, solo me quedaba ir nosotras a su encuentro.
-Vamos- agarré a Selena por el brazo corriendo entre la gente que pasaba por la calle.
-Sam, estoy asustada.
-¿Vas a seguir esperando a un chico que no te ha llamado en varios días? Vamos.
¿No dijiste que el club donde trabaja Paul está por aquí?
Y de un local que había en la calle salió Paul... abrazado de una chica.
-Paul...- susurró Selena.
Nos escondimos en un portal y escuchamos su conversación:
-¿Conoces la chica de bachiller que veía sólo para divertirme?- dijo Paul-. Tuve una doble cita con ella, y el novio de la amiga
era un ricachón.
-¿Ricachón? Deberías habérmelo presentado.
-Bah, olvídalo. Tiene mucho dinero, pero
su gusto con las chicas es pésimo. La novia no parecía de bachiller y tenía el cuerpo de una de primaria. ¿Sabes lo desharrapadas que iban? Son camareras.
-¿Camareras? ¿De qué club?
-No es eso, trabajan a media jornada en una bocatería.
-¿Qué? ¿Pero es novia de un rico? ¿Es bonita?
-Bonito mi culo. Entonces cuando le dije que le presentaría a una chica caliente como tú, me pegó.
"-¿Yo? Estoy en la pista de patinaje. ¿Qué quieres decir? Estoy un poco ocupado
jugando con un par de niñitas. ¿Qué? ¿De verdad? Si, está bien. Espérame- colgué el móvil-. Austin, vamos a hablar como verdaderos hombres. ¿Esa Samantha o mala hierba? ¿Es una chica de verdad? ¿Te está chantajeando o algo por el estilo?
-¿Qué?
-¿Puede ser que la Srta. Mala Hierba tenga un poco de dinero? Viéndote, creo que las llevas de perder- apoyé mi mano en su hombro-. ¿Por qué no acabamos con esto y vamos a un club? Si vamos allí, podemos encontrar tías buenas que no se comparan con estas apestosas… - fue ahí cuando me propinó el primer puñetazo-. ¿Qué pasa contigo?
-Si llamas a mi novia Mala Hierba…- me empujó contra el suelo-, me aseguraré de que no puedas comer pescado crudo por esa boca nunca más. ¿Entendiste?"
Tras escuchar toda la historia me quedé boquiabierta... Tomé a Selena de la mano y salimos de nuestro escondite.
-¿Lo que acabas de decir es cierto, Paul?
-Chicas…- dijo incómodo.
-Te estoy preguntando si es cierto- repetí.
-¿Qué vas a hacer si es cierto?- respondió con chulería.
-Cari, ¿quiénes son?- le preguntó su acompañante-. ¿Las conoces?
-¿Crees que podría conocerlas con mi nivel?
Selena me tiró del brazo para irnos.
-¿Cuál es la razón por la que no llamaste a Selena?- dije.
-¿Razón?- rio-. ¿Es que no sabéis diferenciar cuándo sois una mierda de cuándo servís para algo? Oye, mocosa- le gritó a Selena-. Envía mensajes razonablemente. ¿Eres una acosadora? Por tu culpa, mi buzón de entrada está lleno, eres una pesada.
-¡Cabrón!- grité propinándole una patada en sus partes nobles, se arqueó de dolor-. Una es por mi amiga- le abofeteé-, y esta por mi novio. Como te vuelvas a acercar a Selena juro que te mato, ¿lo pillas?

Selena y yo nos fuimos de allí rápidamente. Llegamos hasta un parque y nos sentamos en un banco.
-¿Qué tipo de idiota es ese?- pregunté sin salir de mi asombro.
-Es un alivio- Selena se secó una lágrima que empezaba a resbalar por su rostro-.Ahora sabes que Austin no es una mala persona.
-Selena...- la abracé.
-Estoy bien. De verdad- nos separamos-. Sam, ve.
-¿A dónde?
-Tienes que ir a disculparte con Austin.
-Es que… sólo…
-Ve rápido a decirle que estás arrepentida. De esa manera, creo que me sentiré mejor también.
-¿Estarás bien tú sola?
-Por supuesto. No te preocupes por mí. Ve rápido.
-Te llamaré.

3 Flores:

-Moye :B- dijo...

oww!.. pobre Sam! y que HDP ¬¬ Paul!.. que tierno Aust x supuesto! y mas pobre Selena! S:

Besos!

Elena dijo...

jaja que dura es sam XD
me encantó el cap.

PauLa (폴라) dijo...

Sí queizás es un pelín dura... pero es lo que se merece Austin xD
Gracias por cometar chicas^^
Un beso!