lunes, 6 de septiembre de 2010

Capítulo 4: UR Man (Parte 3)

Canción: Empire State of mind - Alicia Keys ft. Jay z

Austin:
-El miedo te está haciendo perder los papeles, para de dar saltitos – le dije-. Ya llamo a alguien, cálmate.
-¡O salgo de aquí o mi madre me mata!
Metí mi mano en todos mis bolsillos, pero ni rastro de mi móvil.
-¿Dónde demonios te has metido? – dije hablando conmigo mismo.
-¿No llevas el móvil encima? – Sam paró de saltar.
-¿Y tú?
-Yo… no tengo… - contestó agachando la cabeza.
-¡Todo el mundo tiene móvil en el siglo XXI! – le contesté.
-¡Todos menos yo!
-Aish… encerrados por tu culpa- le reproché.
-¡¿Mi culpa?! – bufó-. Si tenías frío, te fueras para casa, ¿eres una estatua?
-Estaba harto, en mi vida he esperado a alguien- tiré de la puerta intentando abrirla, pero era imposible. La miré-. ¿Ahora que hacemos?
No contestó, pegó las narices en la puerta y se puso a gritar:
-¡Señor! ¿Hay alguien ahí?
Definitivamente, se había vuelto loca.
-Pero, ¿qué haces? – pregunté.
Otra vez, volvió a ignorarme. Se acercó al teleférico, abrió las puertas y entró. La imité y cerré las puertas de vuelta.
-Brr… qué frío –dijo mientras se sentaba en el suelo.
Yo también lo hice, pero me acurruqué en mi chaqueta. Empecé a toser.
-Lo siento… -susurró.
-¿Qué?
-Digo que lo siento, al fin y al cabo es culpa mía.
-Al menos lo reconoces.
-¡¿Y qué?! ¿Por qué eres un ricachón tan prepotente? Te has quedado cuatro horas bajo el frío y la nieve. ¿No te echan de menos esos que trabajan para ti? Tus asesores, tu guardaespaldas, tu chófer… ¿Dónde está esa gente?
-Me los he sacado de encima, quería ver que se siente al ser un plebeyo como tú.
-Siempre tomando el camino más difícil.
-Oye, mala hierba – la miré temblando, me dolía un montón la cabeza-. ¿Puedo ser sincero contigo?
Me acerqué lentamente hacia ella. Sam puso las manos delante de su cara:
-Ey, lo que quieras decirme, me lo dices desde ahí…
-Creo que… - y me desmayé apoyando la cabeza en su cuello.

Samantha:
-Este tío no deja escapar ni una – dije lanzándole una indirecta, pero no se movió ni un centímetro-. ¡Pervertido! ¿No puedes guardar la compostura en un momento así? Apártate – seguía tan dormido que ni me había escuchado-. Quítate de encima… ¡Austin!
Saqué cómo pude un bolígrafo de mi mochila, sino se apartaba, se lo clavaría.
-Oye, cómo no te apartes, te juro que te vas a arrepentir. Uno, dos, tres, ¡ya! – hice el amago de clavárselo, pero nada-. ¡Ya!
Tiré el bolígrafo al suelo y empujé a Austin. Se golpeó contra una barra y empezó a toser de vuelta. Lo miré, tenía las mejillas acaloradas y titiritaba. Le llevé mi mano a su frente, y ardía. Por mi culpa.
-Austin, ¿te encuentras bien? – pregunté preocupada.
-No… tengo frío… - contestó a duras penas.
-Cierto, tienes mucha fiebre. Sería raro que no pillaras un buen catarro.
Rebusqué de vuelta en mi mochila y encontré una toalla y una chaqueta larga de lana que habíamos comprado en las rebajas. Le cubrí la cabeza con la toalla.
-¿Qué haces…?
-Mi madre dice que si te tapas la cabeza entras en calor – luego tapé su cuerpo con la chaqueta-. ¿O quieres morirte?
Negó con la cabeza asustado.

Austin:
Desperté en la mitad de la noche, la fiebre me había bajado. Levanté la cabeza, la tenía apoyada en el hombro de Sam, y ella seguía durmiendo, apoyada contra la pared.  Cogí un bolígrafo que había tirado en el suelo, luego me quité la chaqueta de lana y tapé con ella a Sam. Cielos, ¿cómo alguien como ella podía parecer un ángel durmiendo? Sonreí, no tenía ganas de dormir. Me giré, destapé el bolígrafo y con cuidado de no despertarla escribí en  una esquina del teleférico: Austin y Sam, primera noche juntos.
Volví a despertar al día siguiente, con el ruído de las puertas al abrirse. Sam también despertó. Un hombre nos miraba alucinando. Salimos lo más rápido que pudimos. Por suerte allí estaba Peter, con una limusina negra. Miré a Sam:
-Sube, te llevo a casa.
-No quiero, tengo que pensar alguna excusa para mi madre. Cogeré el bus.
-¿Te enseño yo? ¿Algunas excusas? – me acerqué a su oreja y le susurré-. Diles que cómo hemos pasado la noche juntos… me haré cargo de todo.
Samantha:
¿Decirle qué a mis padres? Le dí otra patada en la espinilla, y Austin volvió a dar saltitos mientras gritaba de dolor:
-¡Ay! ¡¿Estás loca?!
Me despedí de Peter, y lo dejé allí dando saltitos. Eché a correr a la estación de bus y tomé uno a mi casa. Abrí la puerta temblorosa, la que se me venía encima… Al entrar en el salón me dejé caer de rodillas:
-¡Lo siento mucho! ¡No volverá a ocurrir! Sé que es un error imperdonable…
Entonces se escuchó un “bum” y serpentinas empezaron a caer del techo. Mamá, papá y Frankie me miraban con una enorme sonrisa.
-¿Un error imperdonable? – preguntó mamá-. ¿A quién has salvado?
-Nada menos que al heredero del Grupo Mcklaine – respondió Frankie.
-¿Y quién es el Grupo Mcklaine? – repitió mamá.
-La compañía más importante de América – contestó papá-. Salvar a ese chico es como salvar la economía del país. ¿Cómo va a ser eso un error imperdonable?
-Hermanita, aún por encima nos mandó todo esto.
Frankie señaló un montón de bolsas de ropa cara que había en el salón.
-¿Cómo os habéis enterado?
-¿Cómo va a ser? El señorito… - dijo mamá-. No, ¿cómo se llamaba el señorito?
-Austin, mamá. Es Austin – respondió Frankie.
-Eso, Austin dijo que no te castigáramos porque estuviste toda la noche con él.  Y ha mandado todo esto para disculparse.
-Además de ser rico, es todo un caballero y tiene modales – papá sonrió-. Ha sido tan emotivo, que a tu madre le saltaron las lágrimas.
Locos, estaban todos locos. ¿Austin un caballero con modales? ¡Ni en pesadillas era un caballero y menos con modales! Los dejé a todos hablando de las falsas maravillas de Austin y entré en mi habitación para cambiarme de ropa e ir a la escuela.

9 Flores:

Helen dijo...

Madre mia! Me ha encantado. Yo quiero un chico como austin! xdd.
Espero que las B-girls no se enteren porque se armaria una buena en el colegio.
Y Sam se ha librado de una buena de no ser por Austin. Le ha salvado.
Otro capitulo pronto por favor! quiero que continue la historia no puedo aguantar! besos a las dos ^^

[...Queen L...] dijo...

:O
Voy a pedir un Austin para Navidad xdd
Me encanto el capitulo..
Besoos

Sara dijo...

AAAHHHH ¡Que capítulo tan bueno! ¡Espero el siguiente con muchas ganas! Austin es muy tierno cuando quiere. ¿Dirá todo lo que pasó en el colegio? Ummm Eso no sería buena idea... espero el próximo cap. Cuídense.

Att: S@r!t@.

Vaal<3 dijo...

QUEEEEEEEEEEEEEEEE CUUUUUUUCHIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII<3 dioos mio Astin si es tierno*-* aunque aveces se comporta como un idiota pero es demaiadoo cuchiii<3
quiero a Austin es demaiado bello!XD hahah y eso que antes lo odiabaX:
bueno pero como ahora lo conosco mejor(':
enserio chicas su blog es genial^^
ame el capi^^
Cuidense:D
Bss; Vaal<3

Alejandra dijo...

Jajaja Austin es tan tierno, yo sabia que así era este chico, jejeje, me encanto el cap...

Elena dijo...

me a gustado muxo el capitulo
me encanta la personalidad de austin ^^
bss

La Tua Cantante dijo...

te sigooo! me seguis?
linda nove
esppero leeas la mia :)

amy lee dijo...

rozenmaiden-dlec.blogspot.com
rozenmaiden-dlec.blogspot.com
rozenmaiden-dlec.blogspot.com
rozenmaiden-dlec.blogspot.com
rozenmaiden-dlec.blogspot.com
rozenmaiden-dlec.blogspot.com
rozenmaiden-dlec.blogspot.com
rozenmaiden-dlec.blogspot.com
rozenmaiden-dlec.blogspot.com

MonsterParody dijo...

Hola, somos MOnsterParody. Intentamos hacer un programa en la red. Nos gustaría que nos siguieras ya que hoy, 8 de septiembre, gravaremos nuestro primer video. Probable mente lo colgaremos en un par de días pero alomejor lo colgamos hoy, quien sabe. Pasate por allí en estos días., te gustará :)

Cecé
De monster Parody.