viernes, 24 de septiembre de 2010

Capítulo 5: Sin Palabras... (Parte 1)

Canción: Battlefield - Jordin Sparks.

Samantha:
Si sólo hubiera una persona que me apoyara... sólo una...
Jack, ¿donde te has metido?
Él, la única persona que se había apiadado de mí cuando me había caído la temida tarjeta roja.
Él, que me prestó sus zapatillas deportivas para que no llegara descalza a casa.
Él, que me había defendido y bailado conmigo en aquella fiesta. ¿Dónde estaba ahora?
Me llevé la mano a los labios, genial me había mordido y sangraba. Me incorporé lentamente mirando con odio a todos los presentes. Las piernas me fallaron y caí de vuelta al suelo. ¿Nadie iba a ayudarme?
- ¡Tocadle un pelo más y os mato!
Giré mi cabeza hacía el lugar de donde provenía aquella voz tan familiar.
-¿Austin? - susurré.
Él miró cabreado a todos los que estaban allí. Se acercó al chico que tenía el extintor en las manos, se lo arrancó y le golpeó con el extintor en pleno estómago. Luego agarró a otro por el pelo y lo lanzó contra el suelo.
Dirigió su mirada hacia mí, se acercó y se arrodilló a mi lado.
Yo sólo le miraba en completo silencio, me abrazó.
-Lo siento - me susurró al oído con culpabilidad-. Perdóname.
Una lágrima resbaló por mi mejilla.
Me tomó en brazos ante la atenta mirada de todos. Apoyé mi cabeza en su pecho, Austin empezó a alejarse del lugar.
-Austin, yo no fui. No hice nada - sollocé en sus brazos.
-Cállate, no digas nada.
-Sigues sin creerme, ¿verdad?
Suspiró, miró al frente con decisión y por último añadió:
-Te creo.

Austin:
¿Cuánto tiempo necesitaba? Al parecer, el tópico de que las mujeres pasan mucho tiempo en el baño, era cierto.
Lo que también era cierto, es que me estaba desesperando.
Me acerqué a la puerta, peté y luego pregunté:
-Sam, ¿te has colado por el retrete?
-Ya estoy - contestó desde dentro.
-Voy a entrar, ¿seguro de que estás lista?
-Que sí, pesado.
Giré el pomo de la puerta y la abrí. Sam estaba sentada en el borde de la enorme bañera con uno de mis pijamas puesto.
Tomé una toalla de la estantería y me senté a su lado.
-Súbete la pernera - le exigí, me miró vacilante-. Pues lo haré yo.
-¡No! Ni te esfuerces - se subió la pernera hasta la rodilla-. ¿Contento?
Asentí y apoyé sus piernas sobre mis rodillas. Estaban llenas de heridas y magulladuras, con la toalla me puse a desinfectarlas un poco.
-Ni que fueras a la guerra, estás hecha un desastre.
-¡Auch! ¡Duele! - exclamó intentando apartar las piernas.
-Estate quietecita o te ato - puso los ojos en blanco, seguí a lo mío-. ¿Eres tonta o le has pillado gusto a que te traten así? Después de todo lo que has pasado y no lo entiendes, ¿tienes un coeficiente intelectual de 10? ¿o la capacidad de aprendizaje de un orangután? Si no llego a aparecer, ¿qué tenías pensado hacer?
-Pues, gracias Super Austin - dijo irónica.
-¡Déjate de estupideces y escúchame! En casos como este, lo mejor que puedes hacer es quedarse por patas. Mírate ahora, con los huesos molidos, ¿ya eres feliz?
-Se dice salir por propio pie. Además, no eres el mas indicado para echarme la bronca, idiota.
-Cierra los ojos, tienes heridas hasta en la cara.


Cerró los ojos algo temblorosa, le pasé con cuidado la toalla por todas las heridas. Hasta que llegué al corte que tenía en los labios, me quedé mirándolos. Un cosquilleo algo extraño apareció en mi estómago.
Le lancé la toalla.
-¡Límpiate tú! - exclamé mientras caminaba hacia la puerta.
De repente, sentí la toalla estamparse contra mi espalda, me giré hacia ella.
-Ya podrás levantarte a buscar la toalla, no pienso mover ni un sólo dedo para pasártela.
-¡Serás cabronazo!
Salí del baño y cerré la puerta antes de que pudiera llamarme algo más.
Me apoyé contra la pared y me llevé la mano al corazón, el cual parecía querer salir de su sitio.
Escuché unos pasos acercarse, levanté la vista y los ví, Eric y Leo, ambos con el semblante serio. Les sonreí. Detrás de ellos venía una chica con la cabeza agachada. Cambié mi cara de felicidad a una de desagrado, era Chelsea.
Leo se puso a mi lado y me entregó un libro, leí el gran título de la tapa. Parvulario Waldcorf. Lo abrí, era una orla del parvulario. Estábamos todos, Eric, Leo, Jack, Yo... Una de las fotos estaba completamente destrozada, debajo había un nombre. Chelsea Smith.
-¿Qué es esto? - pregunté.
-Chelsea te lo explicará - dijo Leo mirándola con mala cara.
-Yo... fui la que sacó y colgó esas fotos en Internet.
Leo me agarró del brazo.
-Y... lo hice por una razón - me miró con los ojos llenos de lágrimas -. Quizás no lo recuerdes, pero me persigue todos los días.Éramos muy pequeños, recuerdo a Jack tocando sus primeras notas con el violín, a Leo entusiasmado por sus clases privadas de kárate, Eric haciendo sus primeras figuras con plastilina y tú... con el mismo egocentrismo que tienes ahora. El F4 a los 5 años, con aquella edad y ya teníais vuestra clase privada... Te hice un dibujo en el que salíamos tú y yo. Lo miraste con asco y lo rasgaste ante mis narices. Luego vino lo peor, me llamaste cabeza calabaza, y que era fea, tanto que, según tú, no tenía derecho ni a ser tu amiga.
-No recuerdo nada - la interrumpí.
-Tras esas palabras no quería ni salir de casa - continuó-. Mis padres me llevaron a Alemania, tres años de cirugía estética, ¿sabes?, dicen que ese tipo de dolor es peor que la muerte y no mienten.
-No recuerdo nada de eso - añadí-, pero lo siento.
-¡No me digas que lo sientes! - gritó- Vuestras miradas de asco, mirándome como si fuera un bicho raro, ¡me han hecho cambiar!
Leo tragó saliva. Chelsea intentó acercarse a mí, pero Eric la paró con una mano:
-Eh, tranquilízate - le sugirió secamente.
-Mírame, mírame ahora, ¿no te parezco guapa? Austin, ¡he vuelto por tí!
-Sigues siendo un bicho raro - tiré el libro al suelo, que cayó con un gran estruendo.
Coloqué las manos dentro de los bolsillos de mi pantalón, y mientras cruzaba la habitación despreocupadamente, hasta quedar a un metro de Chelsea, dije:
-¿Has vuelto por mí? - bufé-. No sé ni para que te molestas. La niña de antes era fea, pero al menos era bella por dentro. Pero tú ahora eres por dentro y fuera lo más horrible que he visto en mi vida. Y, sinceramente, espero no volver a verte en la vida. Echadla de aquí - les indiqué a Eric y Leo.
Ellos asintieron y se llevaron a Chelsea a rastras, mientras me miraba asustada y dolida, como si el monstruo fuera yo y no ella.
Suspiré y fui hacia la habitación que algún día había estado ocupada por mi hermana y dónde ahora estaba Sam. Antes de entrar peté.

*Al fin he tenido tiempo de subir capítulo! Empezar las clases es un horror -.- y mas aún si Blogger te odia, no sé que ocurrió pero en la entrada anterior no le reconocía cómo nueva entrada, por eso no os salio en vuestros respectivos Bloggers. Así que para los que aún no la habéis leído, el final del capítulo 4 en la entrada anterior a esta^^
¿Y que más tenía preparado? Mmmm... Ah sí! A partir de ahora SOLO subiremos capítulo los fines de semana y serán entre 1- 2 capítulos, dependiendo del tiempo libre que tengamos :)
Y ponemos otra encuesta, ahora que la historia va aun poco más avanzada y todos vemos como es el F4 en realidad, ¿cuál es ahora tu F4 favorito? Votad y comentad aquí pliss!! ^o^

5 Flores:

[ Joy Luvi ♥ ] dijo...

Austin es Mi Favoritoo!
Me gusta que alla cambiado su horrible
forma de ser solo por estar con Sam
Me encanta me encanta!

Alejandra dijo...

Si lei el otro pero no pude comentar, jejeje amo este cap, me encanta la esena en que Austin le pide perdon, es tan linda, jejee que lastima que no tengan tiempo para subir jejeje, bueno bye

Vaal<3 dijo...

awwwwwwwwwwwwwwwww(L) definitivamente amo a Austin!
dios yo sabiaa, su corazon se ablando si es bello(L)
me encanta Jack! pero despues de lo que ha hecho Austin solo para agraderle a Sam es increible!
Me alegro de que los chicos le crean a Sam(: y que hayan resuelto todo ese alboroto!^^
dios mio se nota demasiado que Austin de verdad la ama<3
me encantaia que Sam sientiera lo mismo por el!
chica sel capitulo estuvo de lo mejor^^ y el anterior tambien!:D
cuidense^^
Bss; Vaal<3

Maso:D dijo...

Jack, definitivamente, Austin podra ser bello y todo lo demas pero no se salva por que sigue siendo muy antipatico, amo su blog, besos:D

Elena dijo...

me a gustado el cap ^^
besitos